El Social Shopping podemos definirlo como la combinación del ecommerce y las redes sociales, donde los usuarios juegan un papel fundamental en el proceso de decisión de compra del cliente, de tal manera que por ejemplo si vemos que un amigo nuestro se ha comprado un determinado producto, esto nos lleva a fijarnos en el producto y aumentar la probabilidad de que lo compremos.

Pero es importante mencionar que hablar del Social Shopping como estrategia donde a tiempo real involucramos a los usuarios cercanos al potencial comprador para que le ayuden en el proceso de compra a cambio de un beneficio, es indispensable.

En el proceso de Social Shopping realmente conseguimos que el usuario no se sienta solo en la decisión y elección, aspecto que sucede en numerosos productos ya que por ejemplo cuando vas a comprar ropa nos gusta ir acompañados para tener una segunda opinión, sino que sus amigos le ayudan a estar seguro de lo que va a comprar, y paralelamente conseguimos impactar en sus amigos sin que lo perciban como publicidad.

Bajo esta idea imagina todas las posibilidades que tenemos en los distintos sectores, y donde aprovechando la tecnología podemos hacer que un proceso de compra individual se vuelva colectivo, uniendo no solo una venta sino una campaña de branding y publicidad social no intrusiva.